Faltan sillas.

Las tormentas de verano, la caída de las hojas en otoño y el primer verdor en primavera, los pantalones de campana, las recesiones económicas, la bajamar y la pleamar, la migración de las aves, el amanecer después de cada noche, el potaje y los helados, los cumpleaños, las despedidas y los reencuentros.

Todos tienen algo en común, todos vuelven. Son cíclicos.

Algo parecido ocurre con la llegada de cada final de año. Las calles se inundan de luces que anuncian la llegada de una época festiva, la comida que se situaba en los primeros estantes de los supermercados, deja paso a turrones, polvorones y mazapanes. El centro de las ciudades se abarrota de gente que pasea contemplando la decoración navideña.

Llegan las cenas de empresa y las cestas de navidad, los árboles repletos de luces y las colas infinitas en Doña Manolita. El amigo invisible y los anuncios de colonias. Las zambombas y los villancicos. Las compras, los envoltorios y los regalos. El nuevo anuncio de la lotería de navidad. Los cotillones y el espumillón. El champán, la sidra y el cordero asado. Los viajes y las estaciones de esquí con el cartel de “completo”. Llega el ho ho ho! y Papa Noel con sus renos. Dejar de fumar, aprender inglés y apuntarse al gimnasio.

Muchas veces pienso por qué comemos turrón en esta época y no en otra, por qué lo de comprar lotería y por qué parece que sólo comemos en estas fechas.

Por tradición, probablemente.

En el fondo, porque toca, porque todo es un ciclo, porque es lo que se hace en esta época, como todos los años, lo que todos hacemos, lo habitual.

En cambio, recibimos la Navidad con la misma ilusión que el año anterior. Con alegría por los nuevos acompañantes de mesa, y con nostalgia por los que no vemos sentados junto a nosotros, con ilusión por todo lo nuevo que está por venir, con esperanza y con más ganas que nunca de pulsar el botón de Play, sin mirar atrás.

Incluso cada año escucho con más ilusión a Sinatra cantando Let it Snow.

Y, es que, la Navidad tiene algo, un “je ne sais quoi”, que la hace diferente a cualquier otra época del año.

¿Espíritu navideño? Yo creo que mucho más que eso.

La Navidad es mucho más que luces, regalos y castañas asadas. En la Navidad se celebra algo grande, muy grande, lejos de toda vorágine.

Recuerdo cada Nochebuena llena de alegría, repleta de ilusiones, con deseos, planes y muchos sueños por cumplir.

Pero existe otra realidad, las Nochebuenas de esas personas que no tienen nada especial para cenar esa noche o, siquiera, algo que cenar esa y el resto de noches, las personas que necesitan una muestra de cariño, de escucha, las personas que están solas y, también, las que aun estando rodeadas de gente no sienten calor a su alrededor.

Para mí, Navidad es arrancar una sonrisa a alguien que sufre, encender una pequeña vela en medio de la oscuridad, un abrazo a alguien que lo necesita, es tratar sin distinciones, es dar sin esperar nada a cambio, es dedicar tiempo a quien lo necesita, es abrirnos a los demás, es entregarse sin miedo cuando alguien nos lo pide, es ponernos en la piel del otro y tratar de comprender, es humildad y sencillez, es agradecimiento, es un soplo de aire fresco en medio del desierto.

Navidad es sinónimo de paz, de buenos propósitos, de cenas en familia, de amor, de cariño, de pensar en los demás, es época de hacer balance y de soñar, es momento de gratuidad.

Y, esa Navidad, no dura dos semanas al año. Esa Navidad es cada día. Esa Navidad está presente en cada instante.

Ese es mi propósito este año. Que siempre lleve conmigo unas gotas de Navidad. Como si de un gran perfume guardado en un frasco pequeño se tratara.

Pero con el convencimiento, de que esta esencia nunca se acabará y se echará a perder. Porque es la mejor esencia, la que embriaga pero no aturde, la que sacia pero no empalaga.

14-faltan-sillas

La que es verdaderamente cíclica, porque siempre vuelve.

 

by MdeMartina

Foto: vía Pinterest

 

 

Anuncios

5 thoughts on “Faltan sillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s