Tan lejos, tan cerca.

Siempre he pensado que la vida es una continua toma de decisiones, y cada una  de ellas define nuestro interior. Nos diferencia continuamente, nos forja una y otra vez, puliéndonos como hace un artesano con un trozo de madera al que da forma. Tallando, puliendo, dejando que caiga el serrín y soplando para poder ir contemplando el resultado.

Hay decisiones sencillas que pueden cambiarlo todo, y otras trascendentales que no cambian nada. Porque no basta solo con tomarlas, también es necesario creérselas. Ser consecuente con cada una de ellas, de principio a fin y de norte a sur.

A veces, las cosas vienen sin buscarlas, esas que necesitábamos y pedíamos a gritos tiempo atrás. De esas que abruman a su llegada y que, a veces, no sabes cómo recibir, porque son exactamente aquello que andábamos buscando sin saberlo. De esas que completan huecos que ni siquiera sabías que tenías.

Porque, a veces, es necesario comenzar de nuevo. Y tirar muro abajo, para construir algo nuevo, algo completamente diferente. Un muro que no encierre ni oculte el paisaje, sino una casa con grandes ventanales en la que siempre decidas quedarte aunque tengas la puerta abierta.

Con el paso del tiempo, aprendes que la felicidad no es únicamente un sentimiento, sino una decisión firme. Es un modo de vida, una decisión tras otra que tomas día a día. Y te das cuenta de que depende de ti dejarte hacer por esa felicidad. De abrirle las puertas de par en par, sin miedo. Sin miedo a llenarte de vida. Sin miedo a regar todo lo que estaba seco dentro de ti.

Permítanme que les diga que soy de las que piensa que todo pasa por algo. Todo tiene razón de ser. Que cada detalle y circunstancia que ha ocurrido en nuestra vida nos configura, nos hace más nosotros. Que los errores no deben ser tabú, porque forman parte de la vida. Que no dejamos de aprender constantemente. Y hemos de reconocer que las equivocaciones siempre serán nuestras mejores lecciones. Esas que recordamos para no volver a examinarnos nunca. Porque cada cicatriz es un símbolo de vida, una herida cerrada que nos recuerda dónde no está nuestra felicidad.

Con el tiempo también he aprendido que saber el porqué de cada cosa no sana siquiera mi curiosidad. Porque no es mi tarea saberlo, eso más bien se lo dejo a otro. Me basta con saber que si no fue, es porque no debía de ser. Y si lo es, es porque así debo tomarlo.

Y es, precisamente, cuando las cosas vienen sin buscarlas, cuando te llenan más aún. Cuando caminando te chocas de repente, cuando no contabas con ello, pero te das cuenta de que tu camino cobra más sentido. Cuando te despreocupas de la meta y aprendes a disfrutar caminando. Aprendes a dejarte sorprender por cada paisaje que recorres. Aprendes de cada etapa. Te das cuenta de que merece la pena subir una abrupta montaña porque al llegar a la cima contemplas todo el horizonte. Y disfrutas de todo desde arriba, todo sabe mejor después del esfuerzo, a pesar de la sed y el cansancio. Imposible poder vivir esa estampa sin un tramo de escalada.

Es ahí cuando te das cuenta de que mereció la pena dejarse sentir, permitirse a uno mismo ser feliz, luchar cada instante por lo que te alimenta y te hace más tú. De eso trata la vida. De continuar caminando con paso firme, y de elegir a tus compañeros de viaje.

Todo resulta más fácil cuando alguien te ofrece la mano para subir la última roca. Porque a pesar de poder hacerlo por uno mismo, decides apoyar tu mano en otra.

He ahí donde reside el secreto, en la libertad de apoyar tu mano cada día porque verdaderamente quieres aunque no lo necesites.

#19 Tan lejos, tan cerca

Esa es la verdadera libertad.

o

by MdeMartina

Foto: vía Pinterest

o

Anuncios

One thought on “Tan lejos, tan cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s